Transplante renal número 500 en Camaguey desde 1978

El paciente Pascual Ávila experimentará a partir de hoy un cambio en su calidad de vida, al beneficiarse del transplante de riñón número 500 que se realiza en la provincia de Camagüey desde 1978. Natural de Ciego de Ávila y con 46 años de edad, sufría desde hace seis años de una insuficiencia renal crónica que lo mantenía dependiente del tratamiento de hemodiálisis, sin que sus riñones funcionaran por sí mismos desde 2008, contrariedades que desaparecerán con el nuevo órgano. Cubasi.cu.

Concluido con éxito sobre las 11 de la noche de este miércoles en el servicio de Nefrología del Hospital Universitario Manuel Ascunce, en esta ciudad, el acto quirúrgico duró una hora y 47 minutos, y transcurrió sin complicaciones, ya que el riñón, en este caso el izquierdo y obtenido de un donante fallecido, respondió correctamente, una vez conectado al organismo del receptor.

Así lo confirmó a la AIN el cirujano vascular Raúl Romay, quien destacó el altruismo del sistema de salud en Cuba, donde este tipo de operación de alta complejidad se realiza de manera gratuita, mientras en algunos países industrializados puede alcanzar un precio aproximado de 85 mil dólares.

Añadió que el equipo médico trabajó cuidadosamente desde el preoperatorio para disminuir los riesgos del acto quirúrgico, con la aplicación al paciente de drogas inmunosupresoras de última generación, como los anticuerpos policlonales, y el injerto del órgano en menos de 20 horas luego de la extracción.

El doctor Jorge Félix García, nefrólogo, dijo que el paciente evoluciona satisfactoriamente, según el chequeo de las primeras horas de esta mañana, y señaló las ventajas para su salud de poder prescindir de tratamientos invasivos, como la hemodiálisis y las transfusiones de sangre para eliminar las toxinas urémicas del cuerpo.

Precisó que, luego de la operación, Pascual Ávila debe mantener estrictos cuidados higiénico-sanitarios en su hogar, debido a que el proceder implica la administración de medicamentos inmunodepresores durante el resto de su vida, para evitar un posible rechazo al injerto.

Antes de la intervención quirúrgica, Ávila, quien se desempeña como subdirector económico de la Empresa de Construcciones Varias de su provincia natal, manifestó su deseo de recuperarse cuanto antes para volver al trabajo, y su agradecimiento por el cuidado hospitalario recibido.

En esa institución que realiza los trasplantes renales para las provincias de Ciego de Ávila y Camagüey, más de 130 pacientes de esta última se encuentran bajo tratamientos de hemodiálisis, mediante 20 riñones artificiales, y de diálisis peritoneal, y alrededor de 50 están aptos para un posible transplante renal.