Yoani Sánchez: La corresponsal c’est moi

Ya hablamos una vez de la decadencia del periodismo norteamericano en los  medios tradicionales y parece que la revista Foreign Policy ha decido sumarse a la corriente publicando un artículo de la bloguera Yoani Sánchez donde esta dama pretende dictar cátedra  a los corresponsales extranjeros en Cuba. La Pupila imsomne.

Desde las páginas de Foreing Policy, la señora Sánchez acusa a los periodistas extranjeros acreditados en la Isla de dejarse “chantajear” por las autoridades cubanas. Ingrata declaración cuando practicamente ningún medio foráneo establecido en La Habana reportó el carácter fraudulento -revelado por Wikileaks- de la “entrevista” que esta catedrática de la información había supuestamente realizado al presidente Barack Obama.

Por otra parte, en el texto publicado en Foreign Policy, Yoani Sánchez atribuye a “analistas oficiales” cubanos, luego de la llamada “Primavera árabe”, el invocar “una  invasión armada extranjera” como objetivo de quienes  realizan provocaciones en la Isla, pero los hechos la desmienten. Es un cercano colaborador de la señora Sánchez en España, mucho antes de los citados acontecimientos en el Oriente Medio, quien reclamaba una intervención militar norteamericana en Cuba. Ernesto Hernández Busto, que recibiera a nombre de la bloguera el Premio Ortega y Gasset otorgado por el Grupo PRISA, escribió en su bitácora digital el 30 de agosto de 2008: “Mi opinión más íntima sobre la situación cubana es que una intervención militar de EE UU sería la manera más rápida y productiva de acabar con el castrismo.”

Yoani Sánchez ataca a los corresponsales en Cuba porque la mayoría de estos han tomado distancia de informaciones falsas, con objetivos claramente desestabilizadores, publicadas recientemente por ella, como un inminente “asalto” a una iglesia evangélica en La Habana -que anunció hace algunas semanas- o los rumores sobre la enésima muerte de Fidel que la bloguera difundió alegremente en la red social Twitter.  Y es que es difícil creer en alguien que expresaba sus dudas sobre la presencia del presidente Chávez en Venezuela varias horas después de que todas las televisoras del mundo, incluyendo la cubana, habían publicado las imágenes del regreso del mandatario bolivariano a su país.

¡La corresponsal soy yo!, reclama Yoani Sánchez, y para bien del periodismo pocos la escuchan.